CASOS OVNI A TRAVES DEL MUNDO

EL CASO MOTHMAN (HOMBRE POLILLA)

Ilustracion del Hombre Polilla Basado en Testimonio de Testigos del Caso
Ilustracion del Hombre Polilla Basado en Testimonio de Testigos del Caso

Noviembre de 1966 Otoño en Clendenin, Virginia Occidental Estados Unidos de Norteamerica

 

“Mothman” (Hombre Polilla es como vino a ser llamada esta extraña y misteriosa criatura.

 

Los acontecimientos extraños conectados con el Mothman comenzaron el 12 de noviembre de 1966 cerca de Clendenin, Virginia Occidental. Cinco hombres estaban en el cementerio local preparando un sepulcro para un entierro cuando algo con apariencia humanoide de color marrón que se encontraba en un grupo de arboles próximos voló sobre sus cabezas desconcertando y llenando de miedo a los hombres. Ese miedo que todos hemos experimentado ante lo desconocido. No parecía ser un pájaro, más bien parecía ser un hombre con alas.

 

Algunos días más adelante continuarían ocurriendo avistamientos alarmando a toda la región.

 

Por la tarde del 15 de noviembre, un par de matrimonios jovenes tuvo un encuentro muy extraño:

Circulaban por la Carretera a Point Pleasant Virginia cuando al pasar por una planta industrial abandonada cerca de la entrada de la planta vieron a lo que parecía un hombre con ojos, pies y alas enormes. Estos jovenes se asustaron y acelerando se alejaron del lugar de inmediato. Sin embargo momentos más adelante, vieron a la misma criatura en una ladera cerca del camino. Separó sus alas y se levantó en el aire, siguiendo su automóvil que ahora viajaba a 100 kilómetros por hora. "Ese pájaro estaba a la derecha y arriba de nosotros" Declararon estos jóvenes al sheriff Millard Halstead que siguió el trayecto de la carretera 62 y derecho a los límites de Point Pleasant. Y no serían los únicos que verian a la criatura esa noche ¡Otro grupo de cuatro testigos declaro haber visto al “pájaro” en tres diferentes ocasiones! Otro testimonio tendría resultados más extraños. Aproximadamente a las10:30 en esa misma tarde, Perdiz de Newell, contratista de obras local que vivía en Salem (cerca de 90 millas del Point Pleasant), miraba la televisión cuando la pantalla se puso oscura. Un patrón extraño llenó la pantalla y entonces se escucho un ruido que sonaba como un zumbido que venía del exterior se escucho por unos momentos y después ceso. “Sonaba como una bobina de generador” indicó el testigo. El perro del Sr Newell, bandido, ladraba furiosamente en el porche de la entrada y Newell salió ver qué sucedía. Cuando él se encontró afuera, vio a bandido ladrar hacia el granero donde el guardaba el heno, Este se encontraba a unos 100 metros de la casa. Desconcertado, el Sr. Newell regreso por una linterna y apunto con la luz hacia el granero y pudo ver dos círculos rojos que parecían ojos o “luces de stop de una bicicleta”. Las orbita rojas no le parecieron ojos de algún animal, sin embargo le causaron un profundo terror. Bandido, el perro de caza experimentado y en su papel de protector de su territorio, no paraba de ladrar. Patridge Newel le pidió a bandido que parara, pero el animal no prestó ninguna atención. Su dueño dio vuelta y fue nuevamente dentro de la casa para tomar su arma, pero por otra parte se sintió asustado también para volver afuera otra vez.

 

Durmió esa noche con su arma apoyada a un lado de la cama.

La mañana siguiente, él realizó una inspección y se dio cuenta que bandido había desaparecido. Busco incansablemente en los alrededores sin ningún resultado.

Dos días mas tarde leyendo en el periódico los testimonios de los testigos de este extraño caso en Point pleasant, reparando en un testimonio del Sr. Rogelio Scarberry que lo helo hasta los huesos. Este hombre era un miembro del grupo que vio al Pájaro Extraño en la planta de TNT, decía que al encontrarse en los límites de la ciudad vieron el cuerpo de un perro grande que se encontraba a un lado del camino. Y Pocos minutos más tarde el perro había desaparecido. Incluso pararon para buscar el cuerpo, sabiendo ellos que lo habían visto pasado apenas unos minutos antes.

 

Newell pensó inmediatamente bandido, que nunca fue visto otra vez.

Clendenin Virginia  desde el satelite de Google Earth en la actualidad
Clendenin Virginia desde el satelite de Google Earth en la actualidad

El 16 de noviembre una rueda de prensa fue llevada a cabo en el palacio de justicia del condado y los testigos de la planta de TNT repitieron su historia. El diputado Halstead, que conocía a estos testigos de toda su vida los tomó muy en serio. El dijo a los investigadores que no tenían ninguna razón para dudar de sus testimonios. Las noticias de la aparición de este extraño ser, se dieron a conocer en todo el mundo. La prensa dio la noticia de la extraña criatura voladora después de un capítulo de la serie de televisión de Batman el programa más popular en ese tiempo.

 

Al parecer la planta abandonada de TNT se convirtió en la guarida del Mothman durante los próximos meses y no habría podido escoger un mejor lugar para ocultarse. El área fue compuesta de varios cientos de acres de maderas y de grandes naves industriales a manera de bodegas donde los potentes explosivos fueron almacenados durante la Segunda Guerra Mundial. Una red de los túneles alveolados en el área le permitieron a la criatura moverse sin ser vista. Además del laberinto artificial, el área también fue invadida por la fauna de McClintic, un coto animal pesadamente boscoso lleno de maderas, charcas artificiales y colinas escarpadas. Por muchas de sus características era un sitio casi inaccesible y sin duda, Mothman habría podido ocultarse por semanas o meses y seguir siendo totalmente invisible. La única gente que vagaba poer allí eran los cazadores y pescadores locales amen de algunos adolescentes que utilizaron los caminos de tierra rutted del coto como “carriles del amante”.

Muy pocos hogares se podrían encontrar en la región, pero uno de ellos perteneció a la familia de Rafael Thomas.

 

El 16 de noviembre, vieron una luz roja en el cielo que les pareció divertida. Se movió y asomó sobre la planta de TNT. “No era un aeroplano”, dijo la señora Marcela Bennett (amiga de la familia de Thomas), La Señora Bennett se condujo a la casa de Thomas pocos minutos más tarde y salió del auto con su bebé. Repentinamente, una figura revolvió cerca del automóvil. “Parecía como si los estuviera acosando,” recordó ella más adelante. “El ascendió lentamente de la tierra era una cosa gris grande, mas grande que un hombre y con un terrible brillar intenso de ojos ¡Señora Bennett estaba horrorizada y al querer correr cayo con su niña, la tomo con fuerza, se levanto y corrió rápidamente a la casa. La mujer miraba fijamente las ventanas aferrando a su pequeña hija y así se quedo durante mucho tiempo antes de llamar a la policía, quien se presento de inmediato realizando una búsqueda en los alrededores, peo el Mothman había desaparecido.

 

La Señora Bennett no se recuperaría fácilmente del incidente pasaron meses y ella estaba bajo constante atención medica para tratarse de su ansiedad. Sueños espantosos la atormentaban y pensaba que la criatura la acechaba constantemente en su casa. Ella declaraba que podía oir a menudo sonidos como de una mujer que gritaba cerca de su hogar aislado en el borde del Point Pleasant.

 

Muchas personas creían que los avistamientos del hombre polilla, asi como los avistamientos de OVNIS y diferentes encuentros con los hombres de negro en el área estaban relacionados.

 

Por casi un año, estos sucesos extraños continuaron en el área. Los investigadores y los “cazadores del monstruo” llovieron en esta población. Pero ninguno de ellos ha escrito e investigado el caso como Juan Quilla que ha escrito extensamente sobre Mothman y otras anomalías inexplicadas. Él ha escrito durante muchos años sobre los OVNIS pero descarta las teorías “extraterrestres” como hipótesis o explicación principal del fenómeno. Por esta razón, él ha sido una figura polémica por décadas.

 

Según Quilla, el hombre ha tenido una larga historia en interacción con lo sobrenatural. Él cree que la intervención de extranjeros misteriosos en las vidas de personajes históricos como Thomas Jefferson y Malcolm X proporciona la evidencia de la presencia continua de dioses antiguos. La manifestación de estos viejos dioses viene bajo la forma de OVNIS y los extranjeros, los monstruos, los demonios, los ángeles e incluso los fantasmas.

Quilla es por mucho el cronista principal del caso de Mothman y documento los testimonios de por lo menos 100 personas que dijeron haber visto a la criatura entre Noviembre de 1966 y Noviembre de 1967. Según sus informes, la criatura tenía más de dos metros de estatura, más ancho que un hombre y las piernas eran una mezcla de humano y algún otro animal. Sus ojos muy cercanos a los hombros y tenia alas como de murciélago que agitaba cuando volaba y en algunas ocasiones se le vio ascender en línea recta hacia arriba, como si fuera un helicóptero. Los testigos también describieron su piel de un color entre gris y marrón y la emisión de un sonido como un chillido agudo. La Señora Bennett indicó que sonaba como una “mujer que gritaba”.

Vista de una avenida en la Ciudad de Clendenin
Vista de una avenida en la Ciudad de Clendenin

La Quilla recopilo información y testimonios en Diciembre de 1966 de la criatura y de avistamientos de OVNIS de tiempo antes de que se hiciera el primer reporte del Mothman. También compiló la evidencia de problemas de estática e interferencias con los televisores y teléfonos a finales de 1966. Las luces habían sido vistas en los cielos, particularmente alrededor de la planta de TNT, y los coches que pasaron a lo largo del camino próximo se atascaron a veces sin ninguna explicación.

 

 

Él y sus compañeros investigadores también destaparon la manifestación de fenómenos extraños del tipo poltergeist en el área del valle vecino de Ohio.

 

La familia de James Lilley, que vivió al sur de la planta de TNT, vivió tan incómoda después de estos sucesos extraños que decidió vender su propiedad y mudarse a otro vecindario.

 

Quilla fue convencido de que el período intenso de actividad extraña esta todo conectado.

Cosas más extrañas ocurrieron ...

Un reportero nombró a María Hyre, que era corresponsal en Point Pleasant para el periódico el mensajero de Ohio, también escribió extensivamente sobre los testimonios locales. De hecho, después de un fin de semana muy activo, la inundaron de llamadas de teléfono de la gente que vio luces extrañas en los cielos. Una noche en enero de 1967, ella trabajaba tarde en su oficina en el palacio de justicia del condado y un hombre caminó en la puerta. Él era muy bajo de estatura y tenía ojos extraños que fueron cubiertos con los vidrios gruesos de sus anteojos.. Tenía pelo largo, negro que fue cortado en ángulo recto “como corte militar. Hyre dijo que él habló en voz baja, para pedir información de direcciones de Gales, Virginia Occidental. Ella pensó que él tenía cierta clase de impedimento al hablar y por alguna razón que ella aun no comprende, la aterrorizó. Me miraba fijamente como si quisiera hipnotizarme Sus ojos la miraban fijamente, como si quisiera hipnotizarla. Varias semanas más adelante, Hyre cruzaba la calle cerca de su oficina y vio al mismo hombre en la calle. Él parecía estar asustado. Cuando noto que ella lo miraba dio vuelta y se alejo rápidamente. Para entonces, la mayor parte de los testigos habían acabado y Mothman se había ido lejos en la “zona crepuscular extraña” de donde un día había venido…

 

Pero la historia de Point Pleasant todavía no había terminado.

 

Aproximadamente a las 5:00 por la tarde el 15 de diciembre de 1967, el puente de 700 pies que ligaba Point Pleasant con Ohio se derrumbó repentinamente mientras que estaba lleno de tráfico a la hora pico. Hubo docenas de vehículos hundidos en el rio Ohio y hubo más de cuarenta y seis personas muertas. Dos de ellas nunca fueron encontradas y los otros 44 fueron enterrados juntos en el cementerio de Gallipolis, Ohio En esa misma noche trágica la familia de James Lilley (quién todavía vivia cerca de la planta de TNT en aquel momento) contó más de 12 luces misteriosas que destellaban sobre su hogar y desaparecieron en el bosque.

 

El derrumbamiento del puente de plata se dio a conocer por todo el País y para María Hyre fueron días sin sueño mientras que los reporteros y los equipos de televisión daban la noticia por todas partes, un hombre de baja estatura y piel morena entró en la oficina de Maria Hyre. Lo vistieron en un juego negro, con un lazo negro, y ella dijo que él parecía vago oriental. Él tenía los altos pómulos, los ojos estrechos y un acento no identificado. Él no estaba interesado en el desastre del puente, ella dijo, pero quiso saber sobre vistas locales del OVNI,. Hyre estaba demasiado ocupado para hablar con él y ella.

 

Esa misma noche, un hombre idénticamente descrito visitó los hogares de varios testigos en el área para reconsiderar las luces en el cielo.

 

¿Quién o qué era Mothman y quien estaba detrás de esos acontecimientos extraños. Cualquier cosa que la criatura haya sido parece claro que Mothman no era ninguna broma. Había simplemente demasiados testigos creíbles que vieron “algo”. Fue sugerido en ese entonces que la criatura pudo haber sido una grúa del sandhill, que mientras que no son nativos al área, habrían podido emigrar al sur de Canadá. Ésa era una explicación de todos modos, aunque fuera una que fue rechazada por los testigos de Mothman. Pero habría podido haber una explicación lógica para alguno de los avistamientos

1 comentarios

El Suceso Kelly-Hopskinville

Reconstrucción del suceso de Kelly-Hopskinville

 

Cae la tarde del 21 de agosto de 1955, la familia Sutton, compuesta por Elmer, Vera, John, Alene y su hermano, eran huéspedes de la familia Langford.

Compuesta por Glenie y sus tres hijos, Lonnie, Charlton y Mary, junto con su amigo Billy Ray Taylor y su mujer June.

 

A eso de las 7, Billy Ray Taylor salió de la casa para ir a buscar agua a la fuente de la granja y beber un trago. Mientras estaba fuera, vio un luz que despues reconocio como un ovni, «realmente muy brillante, con todos los colores del arco iris».

 

Aparentemente, había aterrizado cerca de la granja, en el lecho de un río seco.

 

Cuando volvió a la casa y contó a los demás lo que había visto no le creyeron, pensaron que había visto una estrella fugaz. Nadie salió a investigar. Una hora después los ocho adultos y los tres chicos padecerían un prolongado y terrorífico sitio por parte de seres del más grotesco aspecto imaginable.

Comenzó con el ladrar enloquecido del perro en el patio y Elmer, conocido como «Lucky» Sutton, salió con Billy Roy Taylor por la puerta de la cocina de la granja, para ver qué era lo que molestaba al animal.

 

Lo que vio debió de parecerle el producto de una pesadilla:

Una criatura fosforescente, parecida a un enano, con enormes ojos, que con los brazos extendidos hacia arriba se aproximaba lentamente, pero con determinación, hacia la casa.

Esta gente de campo, de vida retirada, no estaba acostumbrada al trato diplomático y cortés y su costumbre era «disparar primero y preguntar después».

 

Lucky cogió una escopeta y Taylor un rifle 22 y ambos dispararon a la criatura cuando ésta se hallaba a unos 6 m de la casa. La criatura desapareció en la oscuridad.

 

Dentro de la casa, los demás habían oído ruidos en el techo de la cocina; los hombres corrieron de nuevo al patio y vieron criaturas similares en el techo de la casa. Cuando dispararon, una de las criaturas cayó y flotó suavemente hasta el suelo adonde llegó sin daño aparente.

Las criaturas eran de un tipo único entre los que la ufología había popularizado. Aunque incorporaban algunas de las características de las criaturas «clásicas», es decir, figuras bajas y delgadas, cabezas grandes y calvas, etc, había otras llamativas diferencias.

 

Éstos tenían enormes y brillantes ojos amarillos a los lados de la cabeza y una boca enorme que como un tajo les atravesaba el rostro. Las orejas eran enormes apéndices, como las de los elefantes, desproporcionadas en relación con el cuerpo.

Las criaturas parecían temerosas de acercarse a las brillantes luces de la casa, pero las familias estaban muy preocupadas dada la ineficacia de sus armas y se atrincheraron en el interior. Durante unas tres horas observaron cómo las criaturas se movían alrededor de la casa, hasta que tomaron la decisión desesperada de huir. A las once de la noche, huyeron de la casa en dos coches y en un santiamén cubrieron las 16 km que los separaba de la comisaría de policía en Hopkinsville, llegando asustados y en estado de gran excitación.

Impresionaron a la policía hasta tal punto que el jefe, Russell Greenwell, su ayudante George Batts, el sargento Pritchett y otros tres oficiales, junto con un periodista local, volvieron con la familia a la granja, dispuestos a entablar la lucha. A 3 km de Hopkinsville y en el camino de regreso a la granja de Kelly, vieron sobre sus cabezas dos rayos de luz y oyeron un ruido agudo y persistente.

No se halló rastro ni del ovni ni de las criaturas aunque sí se encontraron los cartuchos de algunas balas. El jefe de policía dijo: «Algo asustó a esta gente, algo que está más allá de su comprensión». La policía postergó la investigación hasta que se hiciera de día.

Pero a las 2.30 h. de la mañana, la pesadilla recomenzó. Glenie, que estaba en la cama, miró hacia la ventana y vio los enormes ojos brillantes de una de las criaturas que la observaba desde fuera. Llamó en voz baja a los restantes miembros de la familia y «Lucky» Sutton disparó hacia el intruso, que se perdió en la oscuridad. Eran sobre las 5 de la mañana del 22 de agosto, aproximadamente una hora antes de que saliera el sol, cuando vieron a las criaturas por última vez y la pesadilla terminó.

Las consecuencias de lo que sucedió esa noche fueron muy molestas para los testigos. Fueron acusados de histeria religiosa y acosados constantemente a raíz de la publicidad que se produjo alrededor del hecho. Pero durante todo ese tiempo, se atuvieron a la versión original y rehusaron protegerse de los excesos de los medios moderando sus declaraciones, pues aseguraban que el relato era absolutamente verídico.

No se ha dado ninguna explicación del encuentro que resista un examen razonable. Ese día había pasado por Hopkinsville un circo y se especuló que quizás algunos de los monos amaestrados que allí actuaban se hubieran perdido, pero la sugerencia es tan absurda que resulta casi risible. En primer lugar, no hubo ninguna denuncia de monos extraviados; en segundo lugar, los monos no se adaptan a la descripción física de las criaturas que brillaban en la oscuridad. Y finalmente, debería haberse encontrado algún mono herido o muerto después de una noche de intenso tiroteo, cosa que no sucedió.

Hay que admitir que no existen pruebas de que las criaturas tuvieran malas intenciones y se han hecho suposiciones de que esas criaturas, que se aproximaban a la casa con las manos en alto, quizá intentaban demostrar que estaban desarmadas y no eran peligrosas. Pero dada su apariencia, no parece que exista un modo de que criaturas así dejen de inspirar miedo.

Cualquiera que sea la verdad del encuentro Kelly-Hopkinsville, sigue siendo hoy, treinta y cinco años más tarde, uno de los más extraordinarios y terroríficos casos registrados de encuentros con testigos múltiples.

0 comentarios

EL CASO PUEBLA 1978

Hacia las 5:55 y 6:05 de la mañana de aquel 29 de julio de 1977, decenas de personas pudieron observar sobre el cielo de la capital mexicana, tres luces que volaban a gran velocidad, las cuales llevaban una dirección de Sur a Norte. Las primeras personas que tuvieron oportunidad de observar tan singular espectáculo, eran los jóvenes que esperaban una ficha para realizar el examen de la E.N.E.F. (Escuela Nacional de Educación Física), que junto con sus padres, en algunos casos quedaron sorprendidos.

Aquel fue el primer reporte de avistamiento, también los trabajadores de Mexicana de Aviación que realizaban trabajos en la parte alta del edificio, notificaron el paso de los OVNIs.

Cabe mencionar que las publicaciones que dieron seguimiento al caso, desde su inicio hasta su supuesta terminación, fueron las revistas “Contactos Extraterrestres” y “Duda”. Los reportes sobre el avistamiento seguían llegando, tanto a las oficinas de redacción como a varios periódicos, que posteriormente veremos aportaron mucha información que no fue dada a conocer en las citadas revistas.

Los reportes se sumaron de zonas de la ciudad como: Villa Coapa, Estadio Azteca, Palacio de los Deportes (lugar donde estaban reunidos los aspirantes a la Escuela de Educación Física), zona de Xola e Insurgentes. En la esquina de estas calles, la Srita. Patricia Robles afirmó que pudo observar el paso en el cielo de tres luces, las cuales parecían que llevaban una competencia entre ellas. Como se sabe, casi el 90% de los mexicanos a esas horas ya están en camino a sus trabajos, y tomando en cuenta el tamaño de la Ciudad de México, el número de testigos del paso de los OVNIs, del 29 de julio, debió sumar cientos de personas.

Desde el aeropuerto, que por años ha sido punto neurálgico de observación y vigilancia del área del Valle de México, aquella mañana no iba a ser la excepción; según un reporte, la Comandancia del Aeropuerto fue puesta en aviso de los hechos ocurridos sobre la Ciudad de México.

Pero ¿qué era lo que exactamente habían visto?

El 99% de los testigos afirmaron haber observado tres esferas plateadas que irradiaban gran luminosidad, las mismas se desplazaban muy rápido en el cielo y dejaban tras de sí una especie de estela.

Para los testigos de este fenómeno era claro que aquello que observaron no era ni un avión ni un helicóptero, ni un meteoro, ni mucho menos como la afirma un escéptico, parte de un cohete impulsor ruso que escogió la República Mexicana; pasearse por varios estados de la misma, realizar competencias con otros restos de cohete y estrellarse antes de dejarse ver por tripulantes de un jet argentino de pasajeros. Increíble ¿no?

Pero la actividad OVNI no sólo se llevó a cabo dentro de la ciudad y sus alrededores; los OVNIs estuvieron activos en esa semana y en la subsecuente.

En el periódico “Excélsior” de fecha 31 de julio de 1977 fue publicada la siguiente noticia, que posteriormente coincidió con los OVNIs observados en la Ciudad de México:

Testimonios de que vieron OVNIs en Córdoba, Ver.
Córdoba, Ver. 30 de julio

Objetos voladores no identificados (OVNIS) fueron vistos en el cielo de esta población según reporte hecho por varios testigos ante las autoridades de la población. De acuerdo con lo señalado eran siete los aparatos que sobrevolaron dejando una estela luminosa. Vecinos de la zona “Dos Caminos” indicaron que los OVNIs primero eran tres, pero posteriormente se sumaron cuatro más.

En el Club Campestre Cordobés, se informó que el fenómeno no es nuevo, pero que durante este día no se había visto nada.- León Ruiz Ponce (Corresponsal).

Como puede leerse, también en Veracruz se observaron OVNIs, y lo que más llama la atención, es que la descripción de los observadores en Veracruz es muy similar a los vistos en la Ciudad de México, léase la parte: “ERAN SIETE APARATOS QUE SOBREVOLARON DEJANDO UNA ESTELA”.

Los OVNIs que sobrevolaron el D.F. esa mañana, eran exactamente iguales a los descritos en la nota periodística. Los reportes, como lo indicamos, se empezaron a agrupar en las redacciones de varios periódicos, entre ellos:

La Prensa, El Sol de Mediodía, Ovaciones 2ª. Edición, El Nacional y Excélsior, en los mismos se comunicaba el avistamiento masivo y en días posteriores se conocieron pormenores del choque del OVNI.

Dentro de la historia del fenómeno OVNI, que se recuerde, nunca antes tantos medios escritos como electrónicos, dieron tanto tiempo y espacio sobre el tema. Inclusive la noticia se difundió también a través del noticiero de Televisa “Hoy Mismo” con Guillermo Ochoa.

La filmación de los OVNIs

Aquella mañana del 29 de julio de 1977 muchos elementos se conjugaron para que este caso mexicano fuera el caso perfecto, el equipo técnico de Estudios América se encontraba por el sur de la ciudad, en la zona de Villacoapa y el equipo en sí tenía que filmar algunas escenas del amanecer, de lo que sería el final de la película “Picardía Mexicana”, la cual era dirigida por el desaparecido Abel Salazar. Los participantes de las últimas escenas eran el cantante Vicente Fernández y la actriz Jacqueline Andere, los acompañaba el escritor del libro Armando Jiménez.

El equipo técnico, camarógrafos, microfonistas, iluminadores y demás personal se les envió a la parte alta de la casa, a la azotea, para que realizaran la filmación del amanecer, que sería incluido en la película.

Los profesionales esperaban captar las primeras luces del nuevo día, cuando de pronto uno de los técnicos detectó visualmente una especie de explosión al sur de la ciudad.

Todos los presentes, asombrados, trataron de buscar la fuente de aquella explosión en el cielo; inmediatamente observaron tres objetos a gran velocidad que se dirigían de Sur a Norte, los mismos eran, según los testigos, de forma esférica, irradiaban gran luminosidad. Los tres objetos, al parecer, realizaban una carrera, los OVNIs se alcanzaban y se rebasaban ante el asombro de todos y acertadamente el Sr. Abel Salazar ordenó inmediatamente al camarógrafo que filmara aquellos objetos; Javier Cruz, quien era el camarógrafo, obedeció la orden y logró uno de los testimonios más importantes en la historia del fenómeno OVNI, lograr filmarlos en pleno vuelo con película de 35 milímetros.

Posteriormente, según investigación de Fernando J. Téllez, unas 14 personas, aparte del director, los actores y técnicos pudieron ver perfectamente el paso de los OVNIs.

Los OVNIs son vistos por pilotos

No sólo los OVNIs pudieron ser observados desde tierra o captados por los radares, también durante la mañana del 29 de julio de 1977 fueron vistos por las tripulaciones de aviones mexicanos y en especial por uno de Argentina. En el periódico “Diario de la Tarde” se informaba en su edición de esa tarde, en una nota firmada por el reportero Rubén Serratos Escamilla, que la tripulación de un avión Boeing 707 de Aerolíneas Argentinas, el cual volaba al sureste del país en la radial 60 a 500 kilómetros hacia el noroeste, exactamente sobre el estado de Oaxaca, pudieron observar un OVNI, el cual se desplazaba a gran velocidad sobre la radial 60 y que el mismo se empezaba a desintegrar.

La tripulación del Boeing 707 de Aerolíneas Argentinas, vuelo 371, estaba integrada por:

Comandante Sartori, Primer Oficial Hellou y el Segundo Oficial Betelu, el avión argentino había despegado del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México “Benito Juárez”, y el encuentro con el OVNI lo tuvo sobre Oaxaca a las 8:55 de la mañana aproximadamente, ya que el comandante del 707 reportó a las 9 de la mañana el OVNI al Centro de México, en especial a RAMSA (Radio Aeronáutica Nacional S.A).

Los operadores de la Torre de Control del Aeropuerto afirmaron que los comandantes y tripulaciones de aviones de pasajeros de las líneas aéreas mexicanas, Aeroméxico y Mexicana, realizaron detallados informes y reportes sobre OVNIs observados en las zonas de las costas de Veracruz y Campeche.

A la vez, Radio Aeronáutica S.A., dio todo su apoyo para investigar las observaciones de OVNIs; en efecto, en una actitud que no se había presentado antes por un organismo gubernamental. Tuvo su excepción, tal vez, por tantos reportes dados por pilotos, que la autoridad aeronáutica tomó cartas en el asunto.

¿Chatarra espacial?

El 12 de julio de 1979 una noticia daba la vuelta al mundo, el laboratorio espacial norteamericano Skylab retornaba a la Tierra envuelto en llamas. En días previos la expectación era muy grande a nivel mundial, ya que no se sabía dónde iba a caer la gigantesca mole de trozos de metal. Ahora sabemos que casi el 99% del laboratorio cayó como un cometa brillante en la parte central y sureste de Australia.

En el año 1991 se presentó un estudio realizado por el especialista Don Bracions, sobre el total de materia (basura) que se encuentra en órbita alrededor de nuestro planeta y que va desde tornillos, guantes, pernos, hasta satélites que han terminado su vida útil y actualmente vagan por el espacio (son miles de toneladas).

La principal amenaza es para los transbordadores espaciales ya que se han encontrado y chocado, en algunas ocasiones, con estos restos y en ciertas misiones de han visto obligados a cambiar su ruta en el espacio.

Estos desechos son un universo de partes, tanto pequeñas como grandes, algunos impulsores de cohetes ya consumidos colisionan entre sí. En algunos casos estos artefactos tienen tendencia a estallar unos meses después de su uso, cuando la corrosión permite que los tanques de los mismos se deterioren al grado de que se mezclen los restos de diferentes combustibles, originándose una llama que los destruye.

(Recordar que el Kosmos 929 fue lanzado desde Baikonur el 17 de julio de 1977 y reingresó a la Tierra en 1978)

Por ejemplo, en el año de 1986 explotó el impulsor de un cohete Ariane, de la Agencia Espacial Europea, y puso en órbita una nube de residuos que siguieron girando alrededor del planeta a una altura de 400 y 1300 kilómetros.

En todos los años de la carrera espacial se han puesto en órbita, entre satélites y basura espacial, más de 17,500 objetos construidos por manos humanas, los cuales van desde pocos centímetros hasta decenas de metros, como la estación espacial MIR. ¿Cómo es posible que el Comando Estadounidense de Vigilancia del Espacio tenga un registro minucioso, si los choques entre restos de satélites y cohetes suceden con frecuencia, aumentándose el número de restos en el espacio?

Según los datos dados a conocer por el científico, el Comando Estadounidense de Vigilancia del Espacio recurre a un programa computarizado que permite “predecir probables colisiones entre transbordadores y basura espacial”, estos encuentros previstos son comunicados a la NASA para su evaluación y se tratan de elaborar trayectorias que los eviten. ¿Cómo pueden tener clasificados más de 17,500 restos de objetos que vuelan en el espacio? ¿Cómo afirmar que el objeto que se vio acompañado de otros dos similares el 29 de julio de 1977 era chatarra espacial, si los dos días posteriores se observaron también en varias partes de la República Mexicana?

Como parte final de este tema daré cabida a la información dada a conocer por el científico español Eduardo Bonus, quien habla sobre la chatarra espacial:

Una nave que llevara un satélite de unos 100 kilos se podría romper, en un principio en 104}5 pedazos de un centímetro, en órbitas circulares muy bajas. El regreso de esos restos a la atmósfera puede producirse en pocos meses. A los 400 kilómetros de altura los objetos permanecerán en órbita un año. A los 800 kilómetros, unos 30 años y a los 900 kilómetros de altura seguirán dando vueltas durante 50 años, no sabiéndose con exactitud en qué lugar caerán. (Recuérdese que no se sabía el lugar donde caerían los restos del laboratorio espacial Skylab, en el año 1979).

¿Realmente se estrelló un OVNI en la Sierra de Puebla?

Este es el título de un artículo escrito por el investigador Fernando J. Téllez, publicado en la revista argentina “Cuarta Dimensión” núm. 51, que dirige mi buen amigo Fabio Zerpa.

En este artículo, Fernando J. Téllez (quien escribía en Contactos Extraterrestres) informaba de un avistamiento efectuado el 29 de julio de 1977 en el estado de Puebla y de la posterior explosión y caída del aparato en la sierra del mismo nombre.

En el número 66 de la citada revista y bajo el título “¿Qué pasó realmente en la Sierra de Puebla?, el grupo de coordinación documental de ONIFE daba un resumen del caso y comunicaba un hecho sensacional, pese a que los primeros investigadores in situ no encontraron nada, posteriormente habían aparecido muestras del supuesto OVNI estrellado.

En su segunda parte el informe ONIFE dice lo siguiente:

Tres personas (dos de las cuales son maestros de escuela) procedentes del pueblo Filomeno Mata (estado de Veracruz), redactaron una carta que decía: “Se trata de la explosión del OVNI, o artefacto, como podría llamársele, que se registró en el mes de julio de este año 1977, en la Sierra de Puebla, y del cual investigadores de Contactos Extraterrestres, después de organizar varias expediciones, nos informan no haber encontrado vestigio alguno, por lo que nos servimos gustosamente hacer de su conocimiento que lo que se dice de la “desintegración en chispas del aparato” es cierto.

Una de esas “chispas” fue rescatada después de hacer contacto con el suelo: se trataba de un pedazo de lámina cuyo material francamente desconocemos, las autoridades del MUnicipio de Jopala, Puebla, la guardan y conservan, y nos aseguran que al momento de recogerla permanecía en estado de elevada temperatura…”

Por supuesto, con la llegada de esta carta comenzó nuevamente la investigación, esta vez en el pueblo de Jopala, Puebla, que se encontraba dentro del posible trayecto del objeto.

El presidente del pueblo Sr. Antonio Hernández García, poseía un trozo de metal que había caído del cielo, el día de la explosión, el cual en un principio se negó a dar, pero tras varias peticiones y reiterada insistencia cedió un pedazo de la mencionada lámina. (A los investigadores Pablo Latapí –hoy periodista de TV Azteca- y al Sr. Héctor Chavarría –investigador escéptico).

Según declaraciones del Sr. Miguel Cruz (propietario del lugar donde cayó la pieza metálica), oyó una explosión un día del mes de julio (no recuerda exactamente el día), y cuando miró al cielo vio que caían cosas que iban echando humo; tuvo que apartarse, pues uno de los trozos casi le cayó encima. Cuando quiso recogerlo ya no pudo, ya que estaba sumamente caliente.

Según el informe proporcionado por el ONIFE, al analizar el tramo de metal caído del cielo, se encontró que estaba compuesto por:

  • 0.28% de Carbono
  • 0.84% de Magnesio
  • 1.13% de Silicio
  • 0.77% de Cromo

Materiales utilizados solamente en hornos que soportan grandes temperaturas, de acuerdo a los datos proporcionados por los investigadores que cubrieron el caso del OVNI en Puebla… un caso que estuvo ligado a una oleada en varias partes del mundo, un caso donde todavía existen cabos sueltos.

Lo que es real, es que el 29 de julio de 1977, varios Objetos Voladores No Identificados sobrevolaron el espacio aéreo mexicano, fueron detectados por las pantallas del radar, observados por tripulaciones de aviones nacionales y extranjeros, y lo que nos llama la atención es que uno de ellos se estrelló en la Sierra de Puebla.

1 comentarios